Columna de José Marmol: “Dos antologías, una finalidad”

Publicado en el periódico El Día.

La industria, y con ella la dinámica económica en general, proporciona a los pueblos la subsistencia; pero la poesía da a los pueblos el deseo y la fuerza de la vida.

“¿Adónde irá un pueblo de hombres que hayan perdido el hábito de pensar con fe en la significación y alcance de sus actos?”, se preguntaba José Martí, apóstol de la libertad de las Antillas, en su escrito de 1887, publicado ese año en México y en Argentina, sobre el poeta de la democracia americana, el inconmensurable Walt Whitman.

En un resabio estético, a lomos de esa misma idea, que reprochaba al “ignorante que mantiene que la poesía no es indispensable a los pueblos”, Martí sustenta que la poesía, porque disgrega, fortifica o angustia; porque apuntala o derriba almas y porque brinda o despoja de aliento y fe a los humanos, “es más necesaria a los pueblos que la industria misma”. Y con mayor ahínco y profundidad sustenta: Sigue leyendo