Poesía y Música: Convergencia Magistral

Palabras de la doctora Argelia Aybar en la puesta en circulación del disco Anhelos y desvelos

Hoy asistimos al estreno de los poemas musicalizados de Felucho.
Milagro de poesía fusionada con la música, que NOS conduce más allá de donde la palabra sobre un papel llega. No se trata de un recitar poemas sobre una música de fondo que solo acompaña. Es traer la música a formar parte esencial y viva de un conjunto integral, donde comparten un mismo espacio vital.


La música y la poesía siempre han estado íntimamente unidas. La música obra en el sonido y el silencio, la poesía obra en la palabra. Sin embargo, las palabras también conllevan sonido y silencio. La música también conlleva significado por sí misma, igual que las palabras. Esta es la estrecha relación que hoy las enlaza y las funde.


Si nos remontamos a la antigua Grecia, encontraremos el concepto de poesía como creación en tres tipos: lírica, dramática (teatral) y épica (narrativa). La lírica se llamaba así por ser poesía cantada, acompañada de una lira. Actualmente es la poesía lírica la considerada, de forma general y popular, como poesía.
Veamos los poemas musicalizados o a música poetizada:

De amor mi alma está llena:

Pese a que el ser de la música y el ser de la poesía son distintos, tanto por su origen, sus métodos y procedimientos, hay instantes de revelación o de creación en los que la música desemboca en la formación de un universo poético, y momentos en que la poesía propicia y da forma a un contenido o universo musical. Eso acontece con este poema que da forma a un universo musical. Ese arreglo que va en el tono alegre del aliento del poeta cuando canta la plenitud de su amor.
Eso está deliciosamente acabado al ritmo de una cumbia, lo he tomado como un regalo de amistad en el día de hoy gracias.
Yo siembro:

En este poema Una sola palabra es capaz de desencadenar todo un contexto musical una nota musical, un motivo o un timbre de cualquier instrumento. La música realza la belleza del poema
Hay arranque de guitarras que como amenas liras acompañan a entonar en canto el poema de tierno contenido social. Luego el viento, es decir los instrumentos de viento entran a armonizar las cuerdas que son seguidas por las cuerdas de la voz del cantante !Me encanta! John Cage afirma: “en mi opinión, la poesía no es prosa por la sencilla razón de que la poesía está, de un

modo u otro, formalizada. No es poesía por motivo de su contenido o ambigüedad, sino porque permite que se introduzcan elementos musicales (tiempo, sonido) en el mundo de las palabras”.
Eres un artista que la política nos rapto, con ese carisma que tienes No permitas que lo externo te distraiga sigues y llegaras. Saramago inicio su carrera literaria cuando se retiró del periodismo, Juan Rulfo se inmortalizo con una sola obra, Miguel Ángel vio su arcángel en un bloque de mármol preso y lo libero «Libera tu alma despierta el Dios que hay en ti » y que mejor que el arte para despertarlo?. Querido amigo felicidades lo estás haciendo muy bien! Y por último recuerda que Dios se hizo hombre para que el hombre sea Dios.
Anhelo:

Bolero que provoca nostalgia, transporta a la época de nuestros padres cuando escuchaban esos longplay y uno soñaba a la orilla de un lago lleno de cisnes en espera del príncipe/princesas. Nueva vez la música que acompaña el canto del poeta crea armonía. Hay mucha ternura. Es genuinamente romántico y aunque alude ausencia la música te invita al ensueño.
La palabra escrita o dicha, nos sugiere un ritmo o nos refiere cierta entonación. Cualquier melodía, como sea, nos hace pensar e imaginar tantos universos como sean posibles. Este poema ratifica estos hechos momento a momento y son tan variados como pensamientos existen en el universo. Según Humberto Eco, las obras literarias nos invitan a la libertad de la interpretación, porque nos proponen un discurso con muchos niveles de lectura y nos ponen entre las ambigüedades del lenguaje y de la vida.
Todavía te recuerdo:

La celebración de un amor apacible que quizás no nos devoro pero nos despertó ternura y escarbando en la memoria nos resuena con una guaracha donde las trompetas y los platillos anuncian sin pena lo que ya no es, no es pero se recuerda!
Sin querer sobreponer la palabra a la música ni darle mayor relevancia sobre las artes como algo necesario, ésta y su efecto, “el texto”, son indispensables para todas las manifestaciones, pues sin las palabras poco o nada podría expresarse como consecuencia de la misma expresión artística y de su apreciación; o en este caso, Todavia Te Recuerdo, la partitura, la ejecución y la audición a fin de cuentas tienen que prodigarse, aunque sea en pocas palabras, como una necesidad casi inexorable de comunicación. El “contexto” de la creación artística es el mundo que comprende paralelismos, convergencias y divergencias del arte y la música respecto de la palabra. Mauricio Kagel puntualiza que “para un compositor, los textos son pretextos para crear un contexto”.

Mis Hijos:

Este poema me recuerda el Profeta de “Khail Gibran » Tus hijos no vienen de ti si no a través de ti, puedes darle tu amor mas no tus pensamientos. Puedes abrigar sus cuerpos pero no su alma, Puedes procurar ser como ellos más no pretendas que sean como tu… «por eso en suave merengue le llamas luz y semilla. “Nuestro hijos viven en la casa del mañana donde ni siquiera en sueños podemos visitar». La música es eterna.
Si preguntas por mí:

Hermosa composición musical que respalda la voz del poeta apacible y resignada dispuesto a un re encuentro que no aparenta pasional, todo lo contrario, busca La Paz y el equilibrio, quiere entregar su alma aventurera alguien que ya conoce para rendirse en la zona de confort, Me recuerda la época de oro del bolero.
La salsa del desencuentro tendré que vivir sin ti, despide al ritmo de la salsa quien le cambio la vida y ahora se va.
La Distancia:

Melodía y voz acompañan esa verdad poética y de eso se trata la poesía: de declarar verdades universales como lo declaras tú en ese poema.
Cuando Nace el Amor:

En esta salsa el poeta se siente iluminado por la voz de la amada y acariciado, anhela tener alas, anhela regarla con sus apacibles aguas y así se deslizan las letras al ritmo de una suave salsa.
Poesía y melodía, como siempre, tiñen estas canciones con una fuerza expresiva, apasionada e intensa y una calurosa expresión de los sentimientos.
Tu bachatas y suaves merengues me recuerdan el péndulo de Foucalt oscilando libremente y en cualquier plano entre la alegría del ritmo musical y la nostalgia de un amor que se va.
La música creada en relación a algunas formas poéticas, es otro recurso recurrente en esta composición. La relación música-poesía o poesía a veces condensan un solo arte, el arte de la palabra y los sonidos. José Gorostiza nos sintetiza claramente esta comunión artística al decirnos: “…que la poesía es música y, de un modo más preciso, canto.” … “La historia muestra a la poesía hermanada de su cuna al arte del cantor; y más tarde, cuando ya puede andar por su propio pie, sin el sostén directo de la música, lo cual se debe a que el poeta, a fuerza de trabajar el idioma, lo ha adaptado ya a la condición musical de la poesía, sometiéndolo a medida, acentuación, periodicidad, correspondencias.”

No cabe la menor duda: A la sensibilidad interna e incluso externa, que al momento de enfrentar la poesía a la música, ambos elementos estarán presentes uno en otro, y seremos capaces, según nuestra competencia sensible, de notar los paralelismos entre una y otra y de generar convergencias, o de acertar en los puntos en que se unen y separan poesía y música, todo esto en total abstracción. Disfrutemos, pues de estas convergencias, magistralmente orquestadas. Felicidad

A %d blogueros les gusta esto: